Número actual

Vol. 4 Núm. 5 (2020): Revista ICU. Investigación, Ciencia y Universidad

El mundo frente al COVID-19

En este número se ve reflejada la inquietud científica que vive el mundo en la actualidad. Se exponen dos cartas al Editor relacionadas al tema insoslayable de hoy: COVID-19 y artículos referidos a otras investigaciones que permiten al conocimiento científico seguir avanzando, a pesar de una pandemia.

Este texto editorial se refiere al primero de los temas, dado que refleja la coyuntura actual científica y social.

No es intención hacer, en este prólogo editorial, referencia a lo profuso y difuso publicado sobre el COVID-19 con el afán de encontrar soluciones para el resguardo de la vida humana, de las instituciones y de las comunidades. Sólo acercar una reflexión del papel que la ciencia juega en este escenario sin igual.

No es la primera pandemia que atraviesa la humanidad, pero sí es una en la que, como nunca, sentimos que estamos viviendo una realidad propia de las películas. Sólo que en ellas el drama aparece con un final cierto y a corto plazo.

Hoy estamos padeciendo los efectos de una indeterminación con la que no se enfrentó ningún cineasta y que está aquejando la vida de las personas. Por eso, médicos, psicólogos, psiquiatras, reportan creciente número de casos de ansiedad y pánico, asociados al contexto de aislamiento, pero sobre todo de incertidumbre acerca de cuánto tiempo tardará en resolverse el problema, cuánto hay que esperar para que pase esta pandemia.

Nos interpela una realidad de estructuras sociales, políticas y económicas resquebrajadas, frente a otra en la que aparecen nuevas rutinas y se reacomodan los intereses y pensamientos en una nueva cotidianidad de las personas. Al mismo tiempo, el ser humano se encuentra privado o limitado en dos aspectos que le son esenciales: la libertad y la sociabilidad.

Si bien, como una docente universitaria argentina decía “queremos anticiparnos a cómo serán nuestras vidas y el mundo luego de la pandemia”, podemos acordar que no es sencillo de establecer. Imaginaciones al respecto hay muchas; certezas, ninguna.

Algunos intentan vislumbrar un futuro pos pandemia mediante hipótesis que suelen ser refutadas por otros. De hecho, muchos analistas consideran que todo va a cambiar. Otros tantos lo niegan.

Algunos comentarios de los expertos son hasta paradojales.

Sociólogos y filósofos no se ponen de acuerdo acerca de cómo será la vida luego de la pandemia.

Étienne Klein, físico y doctor en filosofía de la ciencia, en una entrevista aseguraba que “es posible que esta pandemia corte la historia en dos”, pero hay otros pensadores que acentúan la tendencia de los seres humanos al retorno a la normalidad conocida. Por lo que darían por tierra esta proyección.

En el caso de quienes estiman que habrá otra humanidad, en términos de un salto cualitativo en el ser humano, se les puede mostrar como obstáculo especulativo que, si bien es un fenómeno intenso, la duración del evento no permitiría realmente una concientización que lleve al cambio sustancial esperado.

Tal vez estos meses eternos no sean suficientes para que las individualidades que conforman una comunidad  cobren conciencia y reperfilen valores y actitudes conducentes a una sociedad distinta. Y a una visión más ecológica de la propia vida en comunidad y con la naturaleza.

También resulta paradojal la percepción del tiempo y del espacio. El palabras de Klein, los seres humanos tenemos, debido a esta situación, una distorsión del tiempo y el espacio.

Sin embargo, podemos considerar, aunque no haya total acuerdo con el pensador, que hay confluencia de opuestos. Una tensa calma, o una quietud física producto de la inmovilidad impuesta por el aislamiento y una gran actividad mental transformada en ansiedad. Días cargados de actividades cuyas horas parecen andar a una velocidad fuera de los segunderos de los relojes y un aletargamiento temporal traducido en la percepción de que hay una distancia en tiempo superior a los días reales transcurridos desde los primeros casos.

A nivel social, parece que se han profundizado los fenómenos propios de la globalización donde confluyen las preocupaciones globales y locales, referidas a la economía, la educación, la política y se resignifican los roles del estado y del ciudadano en torno  a las responsabilidades. Asimismo, se ha visto en este corto e interminable tiempo, aspectos altamente positivos en el medio ambiente y muy negativo para el contexto social.

Tal vez muchas alteraciones en la vida personal, social, laboral han venido para quedarse. Otras, decididamente, aún no tienen cómo reinventarse para dar respuesta a las necesidades individuales y colectivas. A nivel laboral, las nuevas capacidades requeridas (y también es especulación) luego de la pandemia tienen que ver con la flexibilidad, la creatividad, la resiliencia, la adaptabilidad y la capacidad crítica. Del mismo modo, a nivel individual, hay al unísono posibilidad de enriquecimiento y estancamiento. Seres humanos han mostrado en esta situación los más altos valores como el altruismo, mientras que otros humanos han dejado ver grandes miserias referidas a la irresponsabilidad, el egoísmo y el desprecio por la seguridad y la vida de los demás.

Mientras tanto, y por fuera de especulaciones futuristas, hay una realidad patente e imperante: el valor de la investigación científica y de los estudios clínicos como camino necesario y esperanzador para superar la que, al momento, parece serla medida más efectiva para detener el virus: la medieval cuarentena.

No necesitamos sentirnos actores de una película de ciencia ficción, porque la ficción no está. Sin embargo la ciencia, febrilmente, trata de encontrar la cura y la prevención del COVID-19. El mundo entero espera que los científicos logren el tratamiento y la vacuna para volver a andar.

Y podemos reflexionar, por último: cuando la vacuna se logre finalmente ¿cuál será la postura que seguirán los impulsores de la investigación clínica que permita su obtención? ¿Buscarán, además del reconocimiento internacional, el rédito económico? ¿O será accesible a todos? ¿Podrá repetirse la generosa actitud de Albert Sabin?

 

Dra. Susana Gallar

Comité Científico Editorial
Revista Investigación, Ciencia y Universidad
Área de Ciencias de la Educación, Sociales y Humanas
Universidad Juan Agustín Maza

Publicado: 2020-05-12
Ver todos los números

Estimados investigadores,
Los invitamos a participar  Revista Investigación, Ciencia y Universidad (ICU; ISSN: 2525-1783).
ICU es la Revista Científica de  la Universidad Juan Agustín Maza, de carácter multi e interdisciplinario, de libre acceso y costo.
El objetivo principal de la revista es la difusión de investigaciones científicas, originales e inéditas, orientadas al planteo y posible resolución de problemas regionales.
Las modalidades son: artículo completo y comunicación breve , en las siguientes áreas temáticas:

  • Ciencias ambientales, agroindustrias y de la tierra
  • Ciencias de la salud humana
  • Ciencias sociales y humanas
  • Ciencias veterinarias

Todos los trabajos enviados serán sujetos a una evaluación preliminar de admisibilidad realizada por el comité editorial.
De ser admisibles serán sometidos a la evaluación doble ciego por pares.
Los interesados deberá registrarse cumplimentando el siguiente formulario: http://www.repositorio.umaza.edu.ar/ojs/index.php/icu/user/register y seguir la elaboración del articulo según las normas para los autores, disponibles en: http://www.repositorio.umaza.edu.ar/ojs/index.php/icu/information/authors

Cualquier consulta nos encontramos a su disposición.

Saludos cordiales,
Comité editorial
Revista Investigación, Ciencia y Universidad